RECICLO, SOY IMBECIL... - cerocomaceroestudio
Natalia R. Alvarez, cerocomacero, cerocomacero estudio, natalia r alvarez
801
post-template-default,single,single-post,postid-801,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vss_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

RECICLO, SOY IMBECIL…

17 May RECICLO, SOY IMBECIL…

Voy a aprovechar que mañana es 18 de Mayo, Día Internacional del Reciclado, para escribir sobre una práctica, que no todos realizan, y que desgraciadamente, a los que si la practicamos, nadie a día de hoy, nos garantiza su efectividad.

El 10 de Julio de 1985 el Rainbow Warrior, se hunde en el puerto neozelandés de Waitemata y yo me convierto en socia de Greenpeace y en ecologista, sin extremismos, a mi manera, pero constante y convencida, como represalia y para fastidiar. Empiezan a interesarme todas las noticias provenientes de los países europeos donde el reciclaje es una práctica habitual, recuerdo especialmente un reportaje de Informe Semanal a mediados de los ochenta, acerca del sistema de reciclado de residuos alemán y como en un país, del que solo nos separan unos cuantos kilómetros, reciclar los residuos en el hogar, era una práctica tan habitual, como aquí  lo era, depositar la basura en cualquier esquina, cuneta o caleya, como dicen en mi tierra.

Han pasado mas de veinte años de aquello y en Alemania ya no me interesa saber si gestionan bien o mal sus deshechos, últimamente no me resultan tan simpáticos como antaño, es su problema, me interesa España, y las noticias son de lo más desalentadoras. Leo que la OCU ha hecho seguimiento a unos pocos electrodomésticos viejos por GPS, para preparar un informe sobre su reciclado y el empleo correcto de la cuota que le pagamos a las empresas fabricantes para que al finalizar su vida útil los retiren de forma correcta, los aparatos terminan desguazados en almacenes, vertederos, chatarrerías, en fin,.. Leo que una gran empresa española, se hace con cientos de contenedores de chatarra electrónica, gratis, para proceder a su correcto reciclado y que terminan vendiéndosela, por una pasta, a un país africano para que allí se la coman con patatas o con el acompañamiento que prefieran. Leo que otra gran empresa española, que contrata con el Ayuntamiento la adquisición del papel que los madrileños reciclamos, protesta porque algunos desalmados se sirven de los contenedores azules para robar su papel, papel que depositamos gratuitamente y depósitos que pagamos con nuestros impuestos, así como la recogida.

Con todo y con esto, hoy mismo y sin ir más lejos, he bajado a la calle cargada de bultos, al pasar por la Farmacia he vaciado la mitad de mi botiquín casero en un cajón que pone, “Recicla que es bueno”, me he acercado al contenedor de ropa y calzado que hay dos calles mas arriba y he metido a presión y como he podido varias bolsas de ropa en perfecto estado, pero que ya hacía tiempo que no me ponía, y como dice mi amiga Pilar si en dos años no te lo has puesto, no cuentes con ponértelo nunca, así que ahí se ha quedado, no se si irá a los pobres, a la Iglesia o al tercer mundo, porque como en el contenedor no pone mas que “Deposite ropa y calzado en bolsas cerradas” yo he hecho caso, que para eso soy muy obediente. He cogido mi furgoneta, que ya tenía cargada previamente y me he ido hasta el “punto limpio” de Chamartín, que es mi favorito, no se porque y he lanzado al contenedor un fax que no he utilizado en mi vida y que compré hace un par de años,(no sé para qué), he depositado maderas de mis obras, pinturas, disolventes, pilas sulfatadas, un mando a distancia que accidentó mi hija y un montón de muestrarios de alfombras que estaba harta de ver por ahí y que pese a mi veteranía en el lugar, no tenía muy claro si depositar en los textiles o los cartones, y como colofón final, hoy que es Jueves he bajado graciosamente mis bolsas de basura amarilla, esas en las que meto absolutamente todos los plásticos que caen en mis manos y que tanto molesta al Ayuntamiento que no utilicemos exclusivamente para los bricks y las latas que son los que generan la pasta, y al abrirlo Ooohhh!! Sorpresa!!, allí había de todo menos lo que tenía que haber, he cerrado el contenedor amarillo, porque mi histerismo por el reciclado no llega al punto de organizarle la basura al Ayuntamiento de Madrid y mientras subía en el ascensor he pensado, “Natalia eres imbécil…”

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.