MEMORIAS DE AFRICA - cerocomaceroestudio
480
post-template-default,single,single-post,postid-480,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vss_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

MEMORIAS DE AFRICA

22 Ene MEMORIAS DE AFRICA

“Yo, tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong. El ecuador atravesaba aquellas tierras altas a un centenar de millas al Norte, y la granja, se asentaba a una altura de unos seis mil pies. Durante el día, te sentías a una gran altitud, cerca del sol, las primeras horas de la mañana, las tardes eran límpidas y sosegadas,  las noches frías”

Así, comienza la más bella historia de amor jamás llevada al cine, basada en la vida de Karen Blixen. Yo, voy a intentar unir mi pasión por el cine y mi trabajo, en una serie de post de películas, para dejar constancia de esos interiores de cine, que no he podido olvidar nunca y que quiera o no, marcan mi día a día y mi necesidad de absorber como una esponja cada rincón, que el cine y la vida me descubren.

En 1912, Karen Blixen, adquiere una granja de estilo colonial, construida por el arquitecto sueco Ake Sjogren. Dedica parte de los 24 Km cuadrados de terreno a plantación de café. La vivienda, bastante más modesta que las del resto de los habitantes de la colonia británica keniata, ( ahora convertida en museo ), no se pudo utilizar para rodar la película, porque el interior era oscuro y reducido, y se optó por otra edificación, por eso, cuando se visita la casa original, se siente una ligera decepción, al comprobar que las vistas del porche original, nada tienen que ver con las de la película.

La granja original, de dos plantas y estilo colonial, se sitúa en una explanada frente a las colinas del Ngong, ( nudillo en masai ), rodeada de vegetación, cuenta con un porche, que discurre a lo largo de toda la fachada frontal, apoyada sobre columnas de piedra, material que también reviste el exterior de la casa, y una gran cubierta a cuatro aguas de teja. La carpintería exterior lacada en blanco actúa de doble contraventana acristalada, la interior es de color madera.

En el interior de la granja, los suelos son de barro, las paredes, revestidas en madera en la zona del comedor que está situado bajo un gran entramado de vigas y el resto de la casa pintado en tonos claros. El mobiliario de estilo inglés en su mayoría, combinado con piezas coloniales de maderas africanas y ratán en el porche. El dormitorio de la protagonista de estilo danés, lacado en tonos claros, cortinas con visillos, fotografías y cuadros de Africa en las paredes, alfombras, pieles, libros dispuestos en estanterías, en la zona de salón, junto a una gran chimenea de piedra; todo ello genera una atmósfera irreal del espacio, adaptando los interiores al gusto europeo, y, lejos de lo que realmente debería haber sido una granja keniata. Solo cuando las secuencias nos trasladan al exterior, te das cuenta de que… Kenia espera fuera.

fachada

detalle jardín

detalle jardínfachadacomedor

comedorhabitación Karen

escena

escenaescenaescenaescenaescenaescena

escenaescena

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.