EL 102 DE PRINCE STREET. MANHATTAN. - cerocomaceroestudio
526
post-template-default,single,single-post,postid-526,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vss_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

EL 102 DE PRINCE STREET. MANHATTAN.

26 Ene EL 102 DE PRINCE STREET. MANHATTAN.

En 1990 se estrena la película Ghost, y el concepto Loft, me atrapa. Por aquel entonces, estudiaba Interiorismo, y para mí, descubrir en la pantalla grande, los espacios. los techos, las columnas, los grandes ventanales, las escaleras de incendios, fué un auténtico bombazo. No creo que exista un espacio más urbano, más libre, más anárquico que el Loft.

La mayoría de los edificios de Lofts de Manhattan se construyeron a finales del XIX, para acoger fábricas de tejidos, imprentas, almacenes. La zona del SOHO (South of Houston Street ), TRIBECA (Triangle Below Canal Street), NOHO ( North of Houston Street ),concentraban la mayor densidad de arquitectura en hierro de Estados Unidos, por su proximidad al río y los muelles.

Entre 1930 y 1940, la industria se trasladó a espacios fuera de la ciudad y los edificios se abandonaron. La oportunidad de contar con espacios amplios y económicos empujó a numerosos artistas a habitar estos edificios. Los primeros Lofts, no contaban con las instalaciones mínimas necesarias para habitarlos, sin luz, calefacción, baño, por lo que su uso se limitaba a artistas de vida bohemia.

En los setenta, los barrios comenzaron a llenarse de galerías de arte, restaurantes y tiendas y el Ayuntamiento modificó las ordenanzas, para su legalización. Hoy en día, es una zona de exclusivas viviendas, la fiebre Loft se ha extendido a barrios como NOLITA ( North of Little Italy), y DUMBO ( Down Under the Manhattan Bridge Overpass), las mejores tiendas y firmas se han instalado en los locales de las plantas bajas. Los artistas, han acabado abandonando la zona, por el alto precio que han alcanzado los Lofts y han optado por cruzar el río Hudson rumbo a Brooklyn.

El 102 de Prince Street,  acoge en una de sus plantas altas el Loft, que Bruce Joel Rubin, escogió como vivienda de la pareja protagonista de Ghost, Molly Jensen y Sam Wheat. El espacio de unos 450 metros cuadrados reúne todas las características, que estas viviendas han de poseer, techos altos ( por encima de los 7 metros), grandes ventanales, estructura de hierro vista, (con pilares decorados con volutas en este caso), y diafanidad. Llama la atención los radiadores de hierro fundido alrededor de los pilares, los suelos de tarima rastrelada en tono claro y la escalera volada en dos tramos, de aire industrial y con refuerzos de hierro en los laterales. La cocina perfectamente adaptada al espacio, con forma de barra de bar y la gran estantería de suelo a techo. Un espacio impactante para mi retina y que como he podido comprobar al realizar este post, hoy en día mantiene el concepto  ¨a temporal¨ a la perfección.

Mientras leéis el post podéis escuchar, en este enlace, la famosa canción de la película,   ¨Unchained melody¨.

http://www.youtube.com/watch?v=ZoEwR9_Sy_M

ghost07 ghost08 ghost05

ghost0611234567891012131Fotos extraídas de ¨loftlifemag¨ y ¨onthesetofnewyork¨

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.