QUERIDA AMIGA... - cerocomaceroestudio
Natalia R. Alvarez, cerocomacero, cerocomacero estudio, natalia r alvarez
950
post-template-default,single,single-post,postid-950,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vss_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

QUERIDA AMIGA…

27 Ene QUERIDA AMIGA…

Hola princesa,

Estaba pensando en ti,.. de nuevo,… desde el Lunes pasado, a pesar del otro mogollón que habita en mi vida en el terreno laboral, solo pienso en ti. Son tantas las cosas que me hubiera gustado seguir compartiendo contigo y ya no podré,… y de repente alguien que tu y yo conocemos muy bien ( tu mejor que nadie), me plantea la posibilidad de que mañana, vaya a tu casa y escoja algo. Y es que todas las personas, que son muchas, que te querían, ya lo han hecho, que solo falto yo, y rompo a llorar, y le digo que yo lo que querría es seguir compartiendo horas y horas de conversación contigo, tu sentada en ese sofá, tan peculiar de forma semicircular que ocupaba el 70% de ese pequeño salón que fue tu hogar, tan cerquita de la “Gabinoteca”, que era donde picábamos algo, cuando podías desplazarte, porque últimamente, no podías y casi no me llamabas, y aunque yo me presentaba sin previo aviso, para vigilarte de vez en cuando, no querías que notase nada raro, exceso de discreción y generosidad, y reviso nuestra corto historial de whatsapp, dos escuetos mensajes, ” Hola Nata, ya tengo whatsapp como podrás ver, ahora te llamo”y ” Hola Cruz!!!! Feliz Navidad, ahora te llamo!!!!” y leo tu última hora de conexión y pienso, a esa hora escuché tu voz por última vez, y aunque mis siguientes mensajes de teléfono desde las 7 de la mañana del día siguiente, preguntando por ti y tu salud insistentemente no fueron a tu móvil, tampoco obtuve respuesta, porque me lo ocultaron cielo, para que no saliera corriendo a la estación del AVE a cambiar mi billete, no fui porque no lo sabía, amiga…

Supongo que nunca te dije, porqué no me gusta guardar cosas, adquirir objetos inservibles, ni llenar mi casa de muebles, vajillas, cristalerías, jarrones y demás. No me gusta porque he vivido situaciones tan tristes en mi vida profesional que han conseguido capar en mi la necesidad de comprar objetos bonitos, solo por el hecho de serlos. Porque he tenido que presenciar el desmantelamiento de casas de personas anónimas de las que lo único realmente interesante para la familia que hereda, es el importe a engrosar la cuenta corriente satisfecha con la venta de los bienes y la casa heredada y ni  la vida que allí habitaba, ni sus pertenencias, merecían una triste visita para recuperar un objeto o, una foto. He visto, como los vecinos se tiraban con ansiedad y codicia desmedida a por los artículos que ellos consideraban de valor y que admiraban con envidia en sus posibles visitas a la fallecida. He visto peleas, he visto sacar cosas de armarios lanzándolas sin importarles los desperfectos que pudieran ocasionar, y por eso querida amiga, vivo rodeada de objetos prácticos y no tengo más cosas de las que puedo necesitar, y si algo me sobra lo regalo, reciclo o dono,… pero eso ya lo sabes.

Por eso, cuando el Sábado acompañé a tu hermano a tu casa, un momento, para echar un último vistazo a tu pequeño hogar y vi el cariño, el amor, el sentimiento que ponía tu familia, tus amigos, recogiendo tus pertenencias, no pude dejar de pensar la suerte que habíamos tenido todos, al formar parte de tu vida, porque si el cariño de una persona se puede medir en como sus bienes son recogidos, empaquetados o repartidos, tu , eres la persona más querida,  que yo he conocido en mi vida.

Así que he tomado una decisión, he decidido que mañana cogeré mi furgoneta, esa a la que te subías con tanta dificultad, pero te subías,.. y llegaré a tu casa con la intención de llevarme algo, algo con lo que tu familia sé que está de acuerdo. Me voy a llevar tu sillón, ese que compraste con tu hermano hace una pila de años y que tapizaste (ahí, si me vas a permitir que me salga la vena interiorista) con una tela horrorosa, ese en el que te sentabas en el extremo derecho (raro para ti :)) y yo en el izquierdo, ese en el que aún te estoy viendo sentada, sonriendo, escuchando, siempre escuchando, con tus teléfonos en la mano izquierda y todos tus mandos en la derecha, aunque también te digo, que si nuestras conversaciones se hubieran dado en la mesa de la cocina, el sillón se quedaría allí y me llevaría la mesa y las sillas, porque aunque al principio, me generará dolor, con el tiempo, solo pensaré en la cantidad de confesiones, risas, lágrimas que vertí frente a ti en ese sillón y se que de alguna manera es el mejor homenaje que le puedo brindar a nuestra amistad.

Te voy a echar mucho de menos,.. querida amiga.

2 Comments
  • Pilar
    Posted at 19:13h, 27 enero

    ay… que bonito, Natalia..